ETAPA 1ª: SANTIAGO DE COMPOSTELA-NEGREIRA (21,3 km)

  • Print

Situado en la Plaza del Obradoiro, el peregrino se dirigirá por la calle de las Huertas, a la que se accede descendiendo entre el Ayuntamiento y el Hostal de los Reyes Católicos. Seguiremos, siempre en línea recta, recorrmos la calle Poza de Bar hasta llegar a la carballeira de San Lourenzo. A partir de este punto la señalización de flechas amarillas y marcos de piedra es muy completa, por lo que ya no hay pérdida.

Tras bajar hasta Ponte Sarela, una estrecha senda salva un surco por un pasadero y sube a Sarela de Baixo, desde donde contemplamos por última vez las torres de la Catedral.

Avanzamos hasta el Alto do Vento (mesón). Por Ventosa y Lombao (tienda, mesón) bajamos hasta Augapesada (puente medieval), punto recomendado para descansar antes de iniciar el duro ascenso (3,5 km.) hasta el Alto do Mar de Ovellas (fuente potable). La cumbre marca el tránsito a la comarca de A Barcala. Por medio de un largo descenso, a través de Susavila de Carballo, Trasmonte (iglesia barroca) y Burgueiros, acabamos dando con el Tambre en el enclave histórico de Ponte Maceira, que cuenta con un hermoso puente gótico de tres arcos y un notable conjunto de arquitectura tradicional. El lugar resulta idóneo para detenerse a reponer fuerzas (hay un bar-restaurante).

Tras atravesar un pequeño robledal y pasar por debajo de un arco del puente nuevo (s. XIX), sito aguas abajo, seguimos el valle del Tambre hasta Barca. Desde aquí, cruzando la carretera general, es preciso subir (500 m.) hasta Chancela (palacio), que ya queda a un tiro de piedra de la villa de Negreira (todo tipo de servicios).

Justo en la entrada a Negreira ya nos pueden localizar, estando perfectamente señalizados. En Negreira nos recibe una imagen del Apóstol peregrino, siendo entonces necesario girar a la izquierda, pasar delante del ayuntamiento y seguir todo recto, delante de la Casa de la Cultura, para pasar bajo el arco almenado que une el pazo do Cotón con la capilla de San Mauro, varón que peregrinó por el mundo en la busca de la eternidad.

Siguiendo el Camino por la carretera de Noia, hay que separarse de él un pequeño tramo (250 m.) para encontrar el albergue de peregrinos municipal.